Como superar las crisis

Como superar las crisis

El primer concepto que vamos a manejar es el concepto en sí mismo de crisis, ¿Qué es crisis? Estamos acostumbrados a ver la palabra crisis en todas partes. Encendemos la televisión y vemos crisis. Nos encontramos con un amigo, está hablando de crisis. Llegamos a nuestra casa muchas veces y encontramos crisis. Con nuestra pareja en un mal momento, crisis de por medio, y si no lo remediamos, terapia de parejas en Málaga o donde sea. Y la peor parte de todas es, nos vamos a mirar a nuestro interior y encontramos crisis también. Pero esto no tendría que ser así. Esto es un aprendizaje, o sea nosotros hemos tomado del mundo una forma de vivir y nos la hemos apropiado. Nos hemos apropiado una forma de vivir en crisis.

Crisis, es un estado de conciencia, igual que la felicidad es un estado de conciencia también. En crisis nos encontramos cuando no estamos satisfechos o con nosotros mimos o con la vida que tenemos. En otras palabras: cuando no estamos satisfechos con el interior o con el exterior o con lo que estamos acostumbrados a considerar el exterior. En esta categoría hay muchas cosas, pero podríamos básicamente definir tres crisis:

La crisis financiera que es la que las personas más conocen cuando se habla de crisis, la que todo el mundo piensa de primeras cuando escucha esta palabra. Una crisis financiera es aquel momento en el cual consideramos que no tenemos suficiente para satisfacer nuestras necesidades de aquello que creemos que necesitamos en el exterior. Digo creemos y lo digo a conciencia y a propósito porque una vez que la persona entra en crisis, una de las primeras cosas que comienza a descubrir es que muchas de aquellas cosas que creía necesitar para poder estar bien cuando ya no las tiene y le toca soltarlas. Nos damos cuenta de su absoluta falta de valor. Por ejemplo, hablemos de una persona que tiene un par de casas de inversión y esta persona sueña con que estas casas van a ser el capital para la vejez y que, con la renta que va a recibir cada mes de estas casas, va poder vivir cuando llegue a la vejez sin tener que trabajar, o porque sabe que el seguro social tal vez no va a  alcanzar a cubrir sus necesidades, pero resulta que la situación económica se pone difícil y entramos en una crisis como esta que se está viviendo en este momento y no se pueden pagar más las cuotas. ¿Qué tiene que hacer esta persona? No va a dejar de pagar la casa en la que vive con sus hijos y con su esposa, le toca dejar de pagar las casas aquellas que eran su sueño, aquellas casas que iban a ser las casas de inversión, aquellas que iban a ser el capital de la vejez. Entonces la persona entra en una depresión, entra en una situación en la que, cada día le da más y más vueltas al asunto de que no puede pagar las casas y empieza entonces a buscar cómo hacer para pagar una casa que en realidad no puede pagar. Pide prestado aquí, pide prestado allá, a veces le prestan, a veces no le prestan y, cuando finalmente lo que de todas maneras iba a ocurrir ocurre, la persona pierde la casa. Obviamente hay un estallido, hay un momento tal vez de llanto, de depresión de lo quiera que sea. Pero pasan 3, 4, 6 meses, tal vez 2 años y, cuando la persona mira hacia atrás dice, ¡guau! me quité un peso de encima. Resulta que yo la casa que necesitaba para vivir era la casa en que vivo con mis hijos y esas dos casas que yo sentía que eran una tremenda necesidad resulta que no son una necesidad. Y la persona puede que ahora respire aliviada siempre es así o sea…

Vivimos las crisis porque necesitamos aprender algo, algo que nos está faltando, y entonces aquí entramos en un tema bien importante: ¿Quién organiza esto? De una u otra manera todos vamos dando pasos en el camino; que un paso nos lleva al siguiente, y ese nos lleva al siguiente, y están enlazados de manera perfecta de modo que vamos aprendiendo en cada paso del camino exactamente lo que necesitamos aprender. Lo podemos saber porque si nosotros miramos hacia atrás en nuestra vida nos damos cuenta cómo se nos ha ido guiando paso a paso como si fuéramos tomando cursos, como si en la medida en que nos vamos graduando en un curso se nos matriculara en el curso siguiente y, cuando efectivamente terminamos ese curso satisfactoriamente, entonces se nos matricula en el siguiente.

Todo esto que hemos tratado relacionado con la crisis financiera es extensible a otras crisis, eso sí, cada una con sus peculiaridades. Aunque todas tienen un denominador común: una crisis nunca es un buen síntoma de nada.

La importancia de una terapia

La importancia de una terapia

Todos tenemos objetivos en la vida, metas que queremos y buscamos superar algunas veces… Las personas tropezamos con obstáculos difíciles de adelantar, incluso en ocasiones imposibles a los que sobreponernos. Un buen ejemplo con el que comenzar este blog y este post es el relato de Inés, una persona que salió adelante a pesar de un duro problema de salud.

Dice Inés: “me gusta parecer fuerte, sobreponerme, pero me resulta difícil por mi lesión de muñeca y de mis piernas más la responsabilidad de sacar hacia delante a mis hijos.  Los expertos consultados me animaban a continuar, a participar en los deportes de ser rechazada por ir en silla de ruedas. Quería seguir con mis estudios pero este desafío con mis problemas colmaba mi esperanza a veces…”.

Sentenció: “me encanta cocinar pero a medida que se acerquen, respetarlas; quiero participar con la comunidad en las empresas públicas, quiero bailar, que la gente cree que los buenos valores, y, la verdad, si ustedes tienen que estar siempre a mi lado izquierdo, háganlo, pero con convencimiento”. Inés, además, nos destaca que: “estaría dispuesta, me he planteado tener una niña con problemas discapacidad mental, pues me gusta estar activa y se que el cariño que puedo brindarle es máximo, pero también pienso en tener asegurado mi futuro, jubilarme, cerrar muchas puertas. Gracias a la terapeuta ocupacional he logrado cumplir mi objetivo”.

Las terapias, es este caso la ocupacional, ayuda a la gente a encontrar las herramientas y las técnicas para superar las barreras y alcanzar sus metas, descubrir sus miedos. Conseguir su primer contrato, por ejemplo, hace que la persona en cuestión se sienta más integrada que nunca por la gente que le rodea gracias a la rehabilitación de las personas.

Este era un ejemplo respecto a una tipología de terapia como es la ocupacional, pero la terapia en todas sus vertientes es una forma de ayuda y superación para las millones de personas que cada día se levantan con un trastorno o problema para el que no ven solución.